Saber Más

¿Que es la Terapia Floral?

El primero en referirse a la Terapia Floral fue el Dr. Edward Bach, médico cirujano, bacteriólogo, patólogo y homeópata inglés, quien trascendió sus propios conocimientos en una profunda búsqueda acerca del origen de las enfermedades.

El Dr. Bach, dentro de sus postulados, señala dos ideas centrales:

1.- Sanar a la persona y no la enfermedad.

2.- La enfermedad no es material en su origen.

El reconoce a la enfermedad como un conflicto entre el alma (que simboliza la esencia y la naturaleza de aquello que el ser humano es; y que es inmortal e invencible y representa una chispa divina) y la personalidad (que representa lo inmanente, lo mortal, otorgando sostén material para transitar en la vida).

Las esencias florales son un sistema de medicina blanda, desarrollado por el médico Inglés Edward Bach a principios del siglo XX, compuesto por 38 extractos energéticos de flores silvestres, catalogadas hoy en día por la Organización Mundial de la Salud (OMS) dentro de las denominadas terapias complementarias.

El Dr. Bach trascendió tanto la medicina como la Homeopatía. Trasciende la medicina por cuanto no se contenta con sanar a la persona, sino que busca la causa primaria de la enfermedad, su origen. Trasciende la Homeopatía por cuanto ésta estipula que “lo similar cura lo similar”; en cambio la Terapia Floral va más allá y menciona que transformando el error en virtud es como sanaremos a la persona; de hecho, el Dr. Bach menciona “Busquen los conflictos mentales no resueltos en las personas, denles el remedio que supere el conflicto y toda la esperanza y estímulo, entonces la virtud que está en su interior, ella, por sí misma hará el resto

El Dr. Bach le dio un rol protagónico a nuestras emociones como causantes directas de las enfermedades. El postuló que toda enfermedad física se origina primero en un estado mental o emocional disarmónico, es decir, que vibra fuera de su tono; mencionó además que al resolver el origen de la enfermedad la salud se restablece.

Descartes hablaba de un mundo dual, una realidad conformada por mente/materia, por tanto, una realidad irreconciliablemente dual. Bach reconoció que materia y energía son las dos caras de una misma moneda, dos expresiones de la energía vital, donde la única diferencia entre ambas es la velocidad vibracional (frecuencias bajas corresponden al cuerpo físico, frecuencias más elevadas corresponden a los cuerpos sutiles: etérico y emocional). La energía de la flor es elevada, por lo tanto, su actuar es sobre los cuerpos sutiles (si no fuese así, no ayudaría a provocar el cambio en la toma de conciencia que, efectivamente, provoca). La Terapia Floral actúa por resonancia energética con el consultante. Lo que ingresa al organismo es energía, es información y es esa información, la que ayuda a transmutar el error en virtud, la enfermedad en salud.